JUSTYNA LUKASIK

Estoy convencida de que todas las mujeres son bellas por naturaleza; mi pasión es que acaben de convencerse de ello.

Desde que tengo memoria siempre me han fascinado las mariposas, porque las veía libres, delicadas y llenas de alegría. Con el tiempo me he dado cuenta que nos parecemos mucho a ellas... lo único que nos falta es un toque de color.

¡Me llamo Justyna y estaré encantada de hacer que la belleza de cada una de vosotras sea una evidencia!

La viuda...

-"- Ay, ya sé, no deberla reconocer que tiemblo cuando su mano me toca.
Ay, qué me ha sucedido que rezo para que me seduzca.
¡Ay, ni cien caballos me arrastrarían al pecado !¡
Si al menos no me apeteciese tanto!
Si me resisto tanto al amorsólo me he resistido realmente en el fondo porque sé que si estuviera ante él en camisón me dejaría hasta sin camisa.
¡Como que le van a importar a él mis reproches!¡
Si al menos no me apeteciese tanto!
Dudo que valga tanto como yo y que para él sea amor de verdad.
Cuando todos mis ahorros se hayan gastado,
¿tirará el cacharro a la basura?
¡Ay, ya sé por qué le opuse tanta resistencia!¡
Si al menos no me apeteciese tanto!
Si tuviera dos dedos de sentido nunca le habría concedido lo que por desgracia me pidió,
si no que le habrla pegado una paliza en cuanto se me acercó demasiado, como hizo.
¡Ay, ojalá se fuera al infierno!
(¡Si al menos no me apeteciese tanto!) -"-

Bertolt Brecht
"Canción de la viuda enamorada"